Doy gracias a Dios por dejarme vivir la vida que me esta dejando, llena de fiesta, sexo y dinero a lo “bestia”, pero no solo por eso, si no porque ha puesto en mi vida a esta pedazo de rubia que veis aquí, es mi nueva vecina y la muy cabrona esta buenísima se mire por donde se mire, ademas es muy depravada y arde en deseos de tener sexo.

Como yo soy un “cabroncete” oportunista, he estado detrás de ella durante mucho tiempo hasta que logre invitarla a casa, y sin mucha conversación, acabe comiéndole el coño una y otra vez, hasta que me empezó a pedir que le diese de pollazos por todo el coño, ahora como recuerdo, me ha dejado estas fotos para que pueda disfrutarlas con todos vosotros.

¿El vídeo no funciona? Reporta el error para corregirlo.

Reportar errorClose

Conecta al videochat HD y habla con chicas ahora